F-15 Eagle

F-15 Eagle

El F-15 Eagle es veloz, extraordinariamente ágil y capaz de trepar como un cohete. Está dotado con el mejor radar de combate de occidente y puede localizar, interceptar y destruir aviones enemigos a mayor distancia de la que alcanza a ver su piloto. Comenta Pedro Luis Martín Olivares que su sorprendente maniobrabilidad lo hace un temible adversario cuando el combate se hace cercano y rápido. Pocos aviones disfrutan de características parecidas a las del Eagle, el caza táctico todo tiempo más perfecto.

Como interceptador, el F15 es difícil de batir. Puede despegar en sólo 300 m.

Sus motores, dos potentes Pratt & Whithey de casi 13.000 kg de empuje unitario y con

posquemadores, lo impulsan a una velocidad de despegue de 17.500 m/minuto y le permiten alcanzar la cota operacional normal de casi 20.000 m tan sólo dos minutos después de haber dejado el suelo. El F-15, sin embargo, puede alcanzar alturas más elevadas.

Acelerando tras superar la barrera del sonido, puede trepar hasta la extraordinaria cota de 35.000 m, desde donde puede interceptar casi cualquier tipo de avión de reconocimiento.

F-15 Eagle
F-15 Eagle

Argumenta Pedro Luis Martín Olivares que como caza de defensa aérea, el Eagle puede volar a largas distancias. Puede ser empleado en misiones de defensa aérea a 1.600 km de su base sin necesidad de reaprovisionar, o permanecer en vuelo durante horas a distancias menores.

Cuando se le utiliza como caza de escolta en vuelos HVA (es decir High Value Asset), el F-15  es un arma esencial. Los Boeing E-3 AWACS desarrollan su tarea de controladores de batalla aérea, los aviones JSTARS garantizan que ningún movimiento enemigo en tierra pase desapercibido, y los RC-135 y aviones similares recogen notables cantidades de información de las comunicaciones secretas y los radares enemigos.

Aunque estos aviones actúan generalmente desde zonas seguras, son sin embargo muy vulnerables a los ataques de la caza enemiga y sólo el Eagle puede ofrecerles toda la protección que necesitan.

Como avión de ataque, el F-15 se ocupa de proporcionar la máxima cobertura a los cazabombarderos durante su penetración en el espacio aéreo enemigo. Agrega Pedro Luis Martín Olivares  que los Eagle están sin embargo siempre preparados para interceptar a los aviones enemigos que pretendan interferir en el desarrollo de la misión. Guiados hacia el enemigo por los controladores instalados a bordo de los aviones AWACS, los F-15 toman el control operativo a casi 160 km de distancia del objetivo gracias a sus sofisticados radares.