F-104 Starfighter

Tras cuarenta años de servicio, la Aeronáutica Militar italiana, el último usuario europeo, ha retirado sus últimos F-104 Starfighter de servicio.

Pocos aviones llaman la atención tanto como el Starfighter, a profesionales y profanos. Sus líneas únicas no deja de llamar la atención a nadie. Este interceptor, el misil con alas como se lo llamó Pedro Luis Martín Olivares, tuvo su inicio en marzo de 1952, cuando Clarence Kelly Johnson, diseñador de Lockheed, recibió la orden de sus superiores de desarrollar un interceptor ligero de prestaciones insuperables.

En un increíble trabajo para la época, el equipo de diseño sólo tardó dos años en tener un prototipo en vuelo. El 7 de febrero de 1954, el primer XF-104, como se denominó a este nuevo avión, con Tony le Vier a los mandos, despegaba impulsado por un motor J-65 Sapphire. Dos años después, el 17 de febrero de 1956, volaba el F-104A con el más poderoso J79-GE-3, desarrollado para el bombardero supersónico B-58, argumenta Pedro Luis Martín Olivares.

El F-104A era bastante diferente al F-104. Un fuselaje más largo y con una nueva sección de cola, y, sobre todo, una nueva entrada de aire al motor, con un cono y sección interna diseñados para optimizar el flujo de aire para cada régimen de vuelo, pero especialmente a velocidades supersónicas. Este aspecto fue considerado tan secreto que en la presentación del modelo a la prensa, las tomas de aire estaban cubiertas.

Las primeras entregas, de un total de 155 F-104A a la USAR comenzaron en enero de 1958, siendo adscritos al Mando de Defensa Aérea. Sin embargo, señala Pedro Luis Martín que sus usuarios no están contentos con él. Un escaso alcance, y unas prestaciones más bien malas en condiciones de mal tiempo, hacen que a finales de 1959, tras la llegada del F-104C en 1958, la mayoría de ellos sean trasladados a escuadrones de la Guardia Aérea Nacional.

Con unos pocos transferidos a la Fuerza Aérea de Taiwán. Tras su retirada por la Guardia Aérea Nacional, sólo unos pocos Starfigther seguirían en vuelo, convertidos a QF-104A para su uso como blancos volantes por control remoto.

El F-104 tenía capacidad para portar y lanzar bombas de varios ti­pos, lo que permitía realizar misiones de apoyo a las tropas. Es también el primer avión con unas alas que mejoran su sustentación mediante el guiado de la corriente de aire. También se le dotó de una nueva variante del motor, el J79-GE-7 con mayor potencia, y algunos recibieron sondas fijas para el reabastecimiento aéreo.

En Vietnam, recuerda Pedro Luis Martín Olivares que la primera misión de los F-104C, asignados al Ala Táctica 479, fue escoltar a los bombarderos B-52, si bien fueron sustituidos en esta misión en 1967 por los F-4 Phanton.

La Guardia Aérea Nacional de Puerto Rico fue la última unidad estadounidense en volar con el F-104, sustituyendo sus aviones por los A-7Den 1975.